20.12.10


Mi vida estuvo plagada de mala suerte desde que tengo conciencia. De todas maneras, ya no hay rencores para con ella. La buena suerte supo pagar todas sus deudas al dejarme conocerte.


Tratando de resumir lo irresumible, solo puedo decirte un "te amo".

6 comentarios:

anabolizante dijo...

la suerte nunca regala, solamente presta...

Quijo dijo...

Como dice una canción, " un día la suerte entró por la mañana, vinó una noche, se fue una mañana...." y es que la suerte viene y va...y para los que no solemos tenerla con nosotros...cuando la tenemos...se nos hace extraño...eh?

Un abrazo! :)

Carlos dijo...

De cuando en cuando la buena suerte contrarresta los dolores que nos causó su opuesta. Desgraciadamente, la mayor parte de las veces la mala le destruye a uno las esperanzas.
Un beso

.A dijo...

palabras claras..

Pena, Clpaxtix, TinaG, Dana, No, Sena, Qpela. dijo...

Hola, soy Pena
Que te parece asi, si no te molesta:
Me invaden pensamientos sin formas,
(O es quizás que mi inconsciente no quiera dárselas)
Atormentándome,
Entristeciéndome,
Llevándome.

Resquicios de sueños e ilusiones rotas,
Clavando en mi corazón,
Cada una de sus afiladas puntas.
Amargas puñaladas de su triste sombra.

La Salo de Siempre dijo...

una gotita de color da más alegría que cien cubos de pintura negra, pero pero cuando el color se agota, pesan más las cosas en escala de grises