9.3.11

La voz de la muchacha se entrecortaba producto del inminente llanto que se avecinaba.

- Hay dias en los que quisiera ser valiente.. y terminar con todo esto..
-¿Que queres decis? - Dijo entre enojado y asustado su interlocutor.
-Vos sabes, no es tan dificil.. cerrar los ojos y que no haya mas nada.
-¿Estas loca? ¿Como se te ocurre..? ¿Como se te pasa por la cabeza? Ni se te ocurra hacerlo! ¿Me vas a dejar solo? Me harias mierda, a mi y a todos los que te quieren.

Y asi, sin mas. La llenó de preguntas sin respuestas

3 comentarios:

Cinderella dijo...

Esa sensación de querer terminarlo todo y que ya no haya mas nada muchas veces es mucho mas fuerte que el deseo de continuar y ser feliz...
El dolor también tiene su gusto dulce. Masoquismo? tal vez.

La Salo de Siempre dijo...

por naturaleza somos así, osea que es normal, pero que pasa cuando el deseo ese ya va más allá de lo normal? surgen esas preguntas sin respuestas, que atormentan a los demás y nos crean una laguna adentro

anabolizante dijo...

cuantas preguntas aparecen y no tienen respuesta..y si la tienen, nunca sabemos cual es.o nunca lo sabremos..y en fin, al menos yo me atormento buscando aquella respuesta que no existe...