12.5.09


Cuando conocí a Facu, yo recién salía de una historia muy fuerte, que marcó un antes y un después en mi vida. Yo creo que nunca voy a volver a ser la misma, nunca volveré a ser la que conoció Damian. Creo que si el día de mañana me lo cruzo, no sería capaz de identificarme. Pero tampoco es que quiera volver a serlo, era una nena, fría, que miraba con ojos ausentes la realidad, sin lograr involucrarme demasiado con nada, sobretodo en cuanto a las relaciones humanas se trataba. Excepto con el colegio. Vivía para y por eso. Patético.
Pero Damian.. con su sencillez, su mirada tierna, y su distancia hizo que me enamorara de él. Se había convertido en un reto, en un capricho. Las cartas estaban marcadas desde el principio, nunca fue nuestro destino ser nada, pero aun así, me enamore perdidamente de él.

Eres un ángel maldito, eres el caballero más cruel, un arma de doble filo, contigo solo puedo perder 

4 comentarios:

.Amazonica dijo...

A veces una mirada tierna y una sonrisa pueden hacer mucho más que miles de historias de amor ya pasadas.
¿Porque sera que siempre elegimos aquellos ángeles malditos, los que nos hacen todo mas dificil? Nunca fui buena para enamorarme y siempre termino con el equivocado, pero me gusta, no puedo negarlo jeje

un bezaso :)

corinacantares dijo...

y bueno. definitivamente una NO decide de quien enamorarse. aunq creo q si asi fuera seria aburrido no?

besoos!

Saray dijo...

Porque dicen que una imagen e mas que mil palabras, peor no te puedes llegar a imaginar lo qeu supera con creces una sonrisa alas imagenes, o las miradas dulces, los gestos bonitos y tiernos.

A veces se nos hace imposible enamorarnos aunque a veces no seamos correspondidos

Carlos dijo...

Ais, las sonrisas cálidas hacen milagros, hasta con las personas más frías y desinteresadas.
Sigue, quiero saber cómo acaba todo esto con Facundo.
Un beso
Carlos